Cuando contratar una consultora y cómo elegirla

El asesoramiento y las sugerencias de una Consultora no reemplazan la tarea previa que la Empresa debe realizar.

Antes de contratar una Consultora:

1. Comprender la Misión del Proyecto
2. Compromiso entre la Alta Gerencia y la Consultora
3. Duración del Contrato
4. Seguimiento Post – Consultoría
5. Búsqueda de la Consultora adecuada
6. Solicitar varias Propuestas
7. Honorarios
8. Garantizar el Éxito

Cuándo contratar una consultora

a – Cuando se debe resolver un problema específico y faltan los conocimientos para lograrlo.
b – Cuando se considera una estrategia y es necesario un asesoramiento objetivo.

1. Comprender la Misión del Proyecto
Se deben considerar el Propósito y el Alcance del Proyecto, antes de contactar una Consultora.
De esta manera se evitan los puntos de vista diferentes sobre el Objetivo Final y se logra definir metas concretas.
Deben plantearse objetivos medibles, para que la tarea de la Consultora concluya con éxito.

2. Compromiso entre la Alta Gerencia y la Consultora
Antes de avanzar sobre la contratación de una Consultora, debe lograse el apoyo general para el Proyecto.
El Consenso Interno genera Confianza, Nutre el Proyecto, Ahorra Tiempo y Recursos.

3. Duración del Contrato
La actividad de la Consultora debe tener un comienzo y un final definidos.
Contratar Consultores para dirigir el negocio de le Empresa en su totalidad, es desaconsejable y poco rentable.
Debe diferenciarse la actividad de Consultoría con el Outsourcing.
El Outsourcing es el manejo de un proceso de negocios, un contrato a largo plazo entre la Empresa y un Agente externo, con el fin de administrar una operación central del negocio.

4. Seguimiento Post – Consultoría
Toda tarea de Consultoría debe tener un seguimiento, para que el trabajo realizado no resulte un esfuerzo perdido.

5. Búsqueda de la Consultora adecuada
Actualmente la forma más directa de contactar una consultora es vía Web.
Resulta útil identificar a las Consultoras según su ubicación geográfica, las empresas a las que asisten o lo servicios que brindan.

6. Solicitar varias Propuestas
La presentación de una consultora es su Propuesta.
Debe ser un documento bien diagramado contemplando los siguientes cinco puntos de manera concisa y clara:
· Comprensión adecuada del problema
· Enfoque y Metodología
· Beneficios cuantificados de la tarea a realizar
· Expresar la experiencia e idoneidad del equipo de la Consultora
· Honorarios
La Empresa contratante debe comprender con claridad qué resultados recibirá y en cuánto tiempo.
Las propuestas escritas deben contener lenguaje claro y simple.
Análisis:
Es importante que entre la consultora y la empresa exista compatibilidad, esto debe determinarse en el análisis de las propuestas.
Una vez seleccionadas las Consultoras más adecuadas, se determinará cuál de todas es la más indicada para tratar la problemática de la Empresa.

7. Honorarios
La modalidad de facturación se basa en horas de trabajo.
En proyectos a largo plazo se acuerdan anticipos.
Asentar criterios claros de medición lleva tiempo, pero el proceso permite establecer pautas de performance a ambas partes.
El cliente debe poder asignar valor monetario a los beneficios que obtendrá por la tarea y la Consultora debe saber qué recibirá por el trabajo realizado.

8. Garantizar el Éxito
Las referencias hablan de la cultura de una firma y son el indicador más confiable para una evaluación.
La Consultora debe ser seleccionada según la Compatibilidad personal con las necesidades específicas de la Empresa.
La Compatibilidad establece la Confianza y favorece el impacto de las estrategias a seguir.
La Confianza genera una buena relación entre ambas partes.
Tanto la Empresa como la Consultora deben tener un Líder de Proyecto.
Esto facilita el Compromiso en el manejo de la relación.
La responsabilidad sobre el logro de objetivos es compartida.
Alcanzar el resultado deseado depende de ambas partes.